De la campaña a la realidad

Para nadie es un secreto que AMLO se apropió del lenguaje católico para hacer esta última campaña que lo llevó a la presidencia. Desde el acrónimo «Morena» (de Movimiento de Regeneración Nacional), fuertemente ligado a la Virgen de Guadalupe, hasta la frase «en mi gobierno, primero los pobres», pronunciada la noche del 1 de julio en el Zócalo, que remite al deseo del Papa Francisco: «¡Ah, cómo quisiera una iglesia pobre y para los pobres!».

En la revista inglesa Catholic Herald el padre Alexander Lucie-Smith, se pregunta en su artículo «¿Qué significa el nuevo presidente radical de México para la Iglesia?», cómo se las arreglará AMLO con el Papa, «dada la forma en que su conversación sobre los pobres y los marginados tiene, al menos en apariencia, mucho en común, y dado también el hecho de que las relaciones del Papa con los obispos mexicanos no siempre han sido fluidas». Continuar leyendo

Inicio de las dictaduras

En una homilía de la Misa diaria que celebra en la Capilla de la Casa Santa Marta, en El Vaticano, el Papa Francisco alertó sobre la seducción del escándalo y del poder de la comunicación calumniosa. El Pontífice argentino comparó la comunicación calumniosa con la persecución de los judíos en el siglo pasado, “un horror que sucede también hoy”.

Las campañas políticas que culminan hoy con la elección de presidente de la República y 3,415 cargos más le dan la razón al Papa. Con tanta mentira acumulada —por todos los bandos— el ciudadano está aturdido, desorientado, con ganas de venganza. Las dictaduras, de derecha o izquierda, se nutren de este caldo amargo. Continuar leyendo

“¿Mi papá está en el cielo aunque fuera ateo?”

Sucedió un domingo, en la parroquia de San Pablo de la Cruz, en Corviale, una barriada del extra radio de Roma. El protagonista se llama Emanuele.  Tiene diez años y tres hermanos.  Los cuatro fueron bautizados.  Su padre murió hace poco.  Y temía que no estuviera en el cielo. Pero no podía expresarlo en público.

El Papa lo llamó, le pidió que le susurrara al oído su inquietud.  Le dijo unas palabras a Emanuele y éste regresó, envuelto en lágrimas (de sinceridad extrema) a su lugar entre los otros niños del barrio.  Continuar leyendo

Contra la depresión, santidad

El Papa Francisco ha vuelto a dar un campanazo que cimbra a todos los católicos que tienen ganas de vivir al extremo su fe: la publicación de la exhortación apostólica Gaudete et Exsultate, sobre el llamado a la santidad en el mundo actual.

Conforme leemos sus 42 páginas –es una larga carta— vamos descartando destinatarios.  Hasta que caemos en la cuenta que el Papa me habla a mí.  Es una guía espiritual tremendamente simple. ¡Y tan simple que incomoda!  Sobre todo porque andamos poniendo pretextos a la santidad.  Vemos a los “santitos” en su pedestal.  Y decimos, “hoy, las cosas han cambiado; ya no se puede ser santo, rodeado de tantos rufianes”.  Continuar leyendo

Riqueza (a veces) despreciada

“Los ancianos son una riqueza, no se pueden ignorar, porque esta civilización seguirá adelante sólo si sabe respetar su sensatez y su sabiduría», expresó el Papa Francisco durante la catequesis de la audiencia general del 4 de marzo de 2015.

Francisco se ha referido, en múltiples ocasiones, a la ancianidad; a los abuelos (los «nonos», en italiano-argentino) como la sabiduría de la familia, como la sabiduría de un pueblo. «Y un pueblo que no escucha a los abuelos es un pueblo que muere». Continuar leyendo

Podemos ser la paz

La Jornada Mundial de Ayuno y Oración por la Paz, convocada por Francisco para el viernes 23 de febrero, nos interpela, ese día y ojalá en adelante, a ser protagonistas de un mundo de paz.

Frente al panorama de guerra, violencia, tráfico de personas, drogas, armas, niños explotados, mujeres maltratadas, ancianos abandonados, hambre, terrorismo, persecución religiosa y deterioro ambiental, amenaza nuclear y calentamiento global, pareciera que la paz solo es posible si los políticos cambian. Continuar leyendo

Una América grande

El séptimo viaje pastoral que ha hecho Francisco a América fue impresionante.  Primero, por los retos que tuvo que enfrentar: dos iglesias –la de Chile y la de Perú—duramente cuestionadas por casos de pederastia y abuso sexual y, segundo, por enfrentar la esperanza puesta en él de pueblos que han sufrido sinfín de desastres naturales, políticos y económicos.

Lejos de amilanarse, Francisco se ha ido a meter a Puerto Maldonado, en la Amazonía, para hablar con los pueblos originarios; se fue al barrio de Buenos Aires, en Trujillo, para abrazar a los miles de damnificados que el fenómeno del Niño Costero dejó en el norte de Perú; en Santiago habló con víctimas de abuso y con víctimas de Pinochet, en Iquique, bajó del papamóvil para atender a una carabinera que se cayó del caballo al paso de su comitiva… Continuar leyendo

Obras y amores

Con su acostumbrado taladro contra la mundanidad cristiana, el Papa Francisco instituyó este 33º Domingo del tiempo ordinario la Jornada Mundial de los Pobres. Su mensaje comienza (sin la menor señal de anestesia) citando una frase del discípulo amado: «Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras» (1 Jn 3,18).

El refranero popular, tan lleno de sabiduría, recogió el consejo y lo solventó subrayando que “obras son amores y no buenas razones”.  Continuar leyendo