0

Porque estuve preso…

Toda cárcel es una enorme tentación de olvido de los derechos humanos de los que violaron los derechos humanos de otros.  A menudo no nos cabe en la cabeza cómo respetar a los que no respetaron; cómo amar a los que no amaron; como vigilar sin dañar a los que hicieron daño.

Una obra de misericordia es acompañar al que está preso.  Jesús la incluye como un adelanto del Reino: «Porque estuve preso y me visitaste…».  Más allá de los fallos de la justicia humana (¿cuántos inocentes a los que se les paga con un «usted disculpe»?), está la compasión.  Cada vez que va a un penal (lo hizo en Ciudad Juárez, por ejemplo), el Papa Francisco pregunta «¿Por qué ellos están aquí, y no yo?»  Una pregunta que desnuda la soberbia de creernos «buenos» y a ellos señalarlos como «malos».

Castigar al que ha violado la ley es un principio del Estado de Derecho.  La doctrina de la Iglesia no lo pone en duda.  Y por eso, como el padre «Trampitas» en las Islas Marías, se hace una con los reos; va a los penales, se mete en su vida y los nutre con la esperanza.

Las Islas Marías es una historia en la historia de México.  Y como es constante de nuestra historia, la Iglesia ha estado ahí, callada, eficaz, entrañable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *