Miedo a vivir

hombre-acostado-paz¿Qué se puede decir de la fe en medio del naufragio generalizado de los referentes de valor?  ¿Qué hay en el alma de un hombre avasallado por la propaganda política, por los anuncios comerciales, por el horror de la realidad noticiosa de cada noche?

De verdad: hay nostalgia de absoluto. Existe una sed de trascendencia que ninguna rebaja en Liverpool puede apagar; que ningún personaje elevado a estrella puede siquiera llenar a la cuarta parte.  Existe avidez de la Palabra.  De Dios.

Marc Augé en Los nuevos miedos, refiere que el estrés acompañado de la angustia es el “menú del día” de nuestro mundo.  Y ambos son “el motor a dos tiempos” de la pandemia que define a la época actual: la depresión. Un sujeto incapaz de fijar la atención en una sola cosa.  Incapaz de meditar sobre un tema.  Necesitado de “algo” que le quite el miedo. “Algo” que lo altere; que lo haga mirar a otro lado y no a su existencia. ¿Qué le quite el miedo a qué?  Augé lo dice claramente: el miedo a la vida (que ha sustituido al miedo a la muerte).

El Libro de los Proverbios parecería escrito para curar los males del ser humano del siglo XXI cuando dice: “Guarda la prudencia y la reflexión… así irás tranquilo por tu camino y no tropezará tu pie”.  Es la cura de la prudencia reflexiva que es la fe.  Creer salva.  Y quita el miedo a vivir.

Comentarios cerrados.

 

Leer más
El día en que la Sagrada Familia abandonó San José de Gracia

Entre los historiadores mexicanos del siglo XX y principios del XXI se destaca el michoacano Luis González y González.  Nacido...

Los tres cofrecillos

Uso el título remedando un capítulo de Confesiones de un Pequeño Filósofo del español Azorín.  En él hace un resumen...

Amanda Todd

El pasado 10 de octubre, sin que mediara una acción delictiva, según el parte rendido por la policía montada de...

Cerrar