Solo un peso

observadorEstimados amigos de El Observador:

Los saludo con mucho gusto, esperando en Dios se encuentren muy bien. Les pido, humildemente, su atención para exponerles la situación en la que se encuentra nuestro semanario y la forma como creemos que se puede seguir haciendo equipo para que esta iniciativa de periodismo católico llegue a mayor número de lectores en el país.

Para nadie es un secreto que México atraviesa por una profunda crisis de valores, además de la persistente crisis económica y de seguridad que nos aquejan. Sobre estas dos últimas fases de la crisis, podemos orar. Pero, sobre la primera, sobre la crisis de valores, podemos actuar sin demora. Nuestro periódico, lo digo sin ninguna vanidad, está inscrito en esa tarea: la de volver a hacer que la familia y que la Iglesia católica vuelvan a ser las formadoras en valores humanos y cristianos de los niños y jóvenes, y no la televisión o Internet.

Hace cinco años, en abril de 2010, hicimos el último incremento del precio de portada. Desde entonces a la fecha el índice nacional de precios al consumidor ha crecido 20 por ciento. Lo cual implica que estamos rebasados en nuestros costos contra los niveles de recuperación de la venta directa, y la promoción que hacemos en nuestras páginas de bienes y servicios limpios, que no comprometen ni la naturaleza ni la dignidad humana.

A principios de este año, en un editorial pedí la ayuda de todos ustedes para llegar a más lugares del país. Vuelvo a hacerlo, pero esta vez de manera efectiva. Vamos a subir, a partir del primer ejemplar del mes de marzo, un peso al precio de portada. Se trata de un apoyo en la difusión de la buena prensa. Esa que tanta falta hace en las casas de nuestros fieles, en los lugares públicos, en las escuelas y en todos aquellos sitios donde El Observador puede y debe estar. El Papa Francisco nos pide que no «globalicemos la indiferencia». El periódico es nuestra respuesta. Quiera Dios que lo sea para ustedes.

Un gran abrazo en el Señor.

Publicado en El Observador de la Actualidad

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Venezuela en el espejo

El Observador de esta semana ha decidido hacer un especial sobre la situación de Venezuela y lo que puede pasar...

El caso Lockett y la pena de muerte

Grande ha sido la escaramuza en los medios de comunicación de Estados Unidos tras el inusitado hecho de que la...

El problema es la comprensión del otro

He leído, de un tirón, El mundo de hoy. Autorretrato de un reportero, del gran Ryszard Kapuscinski (Anagrama, 2009). Un...

Cerrar