Llorar el pecado, pedir perdón

En los últimos días, todos los medios se han hecho cadena para difundir una denuncia por presunto encubrimiento hecha al cardenal Rivera Carrera.  Sin erigirme como juez ni entrar en la polémica, sí quiero mostrar que, tras los reiterados esfuerzos del Papa Francisco, siguiendo la línea de sus antecesores san Juan Pablo II y Benedicto XVI, para combatir en todos los niveles de la Iglesia el abuso sexual de menores, la Iglesia católica de México tiene un compromiso firme en contra de esta acción criminal.

El pasado 4 de abril se celebró la Primera Jornada de Oración por las Víctimas de Abuso Sexual.  Guiados por la frase del Papa Francisco «La Iglesia llora con amargura este pecado y pide perdón», los organizadores propusieron que «en este tiempo de conversión, como Iglesia, pidamos perdón por todos los abusos cometidos contra los menores».

Leer el resto de la entrada »

Comenzar otra vez

puerta-santaEl Año Santo de la Misericordia nos ofrece la posibilidad de sanar las heridas que vienen, muchas veces, de aquellos a los cuales queremos y nos quieren. Qué alegría más grande. Qué motivación más gozosa: sabernos libres de un recuerdo que tortura el alma. “Perdonar no significa olvidar”, decía Henry Nowen. Perdonar significa “sanar verdaderamente el recuerdo”.

Las guerras, las batallas, los enojos, los desastres en las relaciones familiares y sociales tienen, generalmente, un punto en común: caer en la provocación de la magnitud de la “falta” cometida en contra mía. Va uno por la calle. Escucha conversaciones. Casi todas son la maldad de un ausente. “El me hizo; ella me tornó…”. Arrastramos una existencia de enojos gratuitos y de punzadas inútiles.

Leer el resto de la entrada »

Precisiones

confesandoComo casi siempre sucede –por no decir siempre—los medios de comunicación han maximizado la carta que el Papa Francisco envió el martes pasado al presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, monseñor Rino Fisichella, encargado de organizar el Año Santo extraordinario de la Misericordia en la cual concede un permiso temporal para que los sacerdotes puedan absolver del “pecado de aborto a quienes lo han practicado y que estén arrepentidos de corazón”.

Leer el resto de la entrada »

El gran desafío

matrimonio-desafioCon finísima percepción de lo que ocurre en la actualidad, los padres sinodales presentaron, en la conclusión final del encuentro sobre la familia, el primero y más grande desafío que enfrenta ésta: “Ante todo, está el desafío de la fidelidad en el amor conyugal”.

Qué importante que hayan empezado por ahí, por lo esencial y que nos toca a todos.

Leer el resto de la entrada »

Los lobos no gustan oír la palabra perdón

papafranciscotristeLa crisis comenzó en Boston y el actual cardenal de Boston, Sean O’Malley, invitó a Roma a seis personas que sufrieron abusos sexuales por parte de clérigos: dos alemanes, dos británicos, dos irlandeses.   El Papa Francisco celebró Misa con ellos, habló con ellos, lloró con ellos. Le dio media hora a cada uno, después de la eucaristía y el desayuno. El Papa no se anda por las ramas: escuchó los relatos con atención, con disponibilidad. Se sintió tocado por el horror. Y trató de sanarlos con la invencible humildad del que tiene fe.

Leer el resto de la entrada »