El camino de Harrison

Internet puede demoler la salud de los niños. Pero, usado con inteligencia y, sobre todo, capacidad de servicio, puede ayudarlos a crecer con salud (deteriorada por el consumo excesivo de carbohidratos, el sedentarismo, la exposición prolongada a los medios, etcétera).

Lo segundo es el caso de un niño inglés de apenas 12 años de edad, Harrison Wright, quien ha transformado su personal lucha contra la obesidad en una fuente de inspiración, en un camino de superación para otros menores hoy aquejados de una de las más graves situaciones de salud pública que enfrentan países como México: la obesidad infantil.

¿Qué hizo Harrison? Cambiar su vida a través de los dos únicos caminos que se encuentran a la vista de todos: dieta saludable y ejercicio físico (lo demás, los tratamientos híper sofisticados, son solamente una forma de sacarle el dinero a los padres, sin resultados mediatos, solo inmediatos).

¿Cómo lo hizo? A los diez años vio que engordaba con rapidez. Y sintió el rechazo de sus compañeros. Más tarde, el departamento de salud de su escuela le indicó, por medio de una carta, que era “obeso” y tenía que cambiar sus hábitos. Obviamente Harrison entristeció, pero no se echó a llorar su pena.

Según cuenta la nota de BBC-Mundo, lejos de seguir abriendo el refrigerador a cada rato, Harrison decidió, con ayuda de su familia, dejar la obesidad y documentar su camino para que otros pudieran seguirlo. Junto con su madre buscó en Internet, pero no encontró buen material y ejercicios.

Usando el sentido común y una dieta balanceada, sin necesidad de especialistas, abrió su cuenta de Instagram y luego la ya muy conocida página web “El camino de Harrison hacia una vida más saludable”, en la que ofrece consejos sobre mejores hábitos alimenticios y cómo estar en forma. Hay varios videos de Harrison que enseñan a otros niños cómo hacer ejercicio en casa, sus rutinas de entrenamiento y cómo comer más sano.

“La página es básicamente un lugar para que la gente joven tome ideas y que intenta inspirarlos para perder peso, vayan más al gimnasio y coman más saludable”, dijo Harrison a BBC-Mundo.

Y está dando el ejemplo de que las cosas buenas pueden hacerse sin necesidad de tanto aspaviento. “Harrison fue nombrado embajador de la enfermería de la escuela, donde también trabaja con los proveedores de los menús para asegurarse de que los otros niños comen saludable”, dice el reportaje de BBC-Mundo.

Y no se ha quedado en la escuela o en su página web. Ya hay varios canales de TV y de radio en Inglaterra que han difundido su “método”. La BBC Radio lo acaba de designar como uno de sus “héroes adolescentes”. ¿Su método? El más humilde y el más poderoso de todos: compartir una experiencia de éxito.

Porque a Harrison lo que más le importa es poder “ayudar a otros”. “Me contactan niños de todo el mundo. De América, de Asia…”, le contó Harrison a la BBC. “Eso me hace ver lo bien que están reaccionando. Poder inspirar a otros niños me hace muy feliz”.

Publicado en la revista Siempre!

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Poesía contra la estupidez y la barbarie

Uno de los efectos colaterales, si se me permite el término, del escándalo de Ayotzinapa ha sido volver unánime el...

Liderazgos de la pantalla

Cada año, entre los visitantes a la Expo Cine Video Televisión que realiza la revista Telemundo, se levanta una encuesta...

“Cultura” letal

En su libro En Busca de lo Real Perdido (Amorrortu, 2015) el filósofo, matemático y novelista francés Alain Badiou escribe...

Cerrar