Locura

Un día cualquiera, por ejemplo, el pasado martes 13 de noviembre:

• En la localidad del Pilar, en Andalucía, un hombre encontró a su hijo muerto en el refrigerador de su casa. Lo mató mamá.

• Las procuradurías estatales de México reportan entre 2008 y 2011, 14 mil 300 personas reportadas como “desaparecidas”.

• En un cine del oriente de la capital de México, la policía confirmó que un niño de 10 años fue asesinado de un balazo… mientras veía una película con su padre y su hermana.

• En el DF, 7 de cada 10 consumidores de drogas han sido extorsionados por la policía y 2 de cada 10 han pensado en suicidarse estando drogados.

• En Estados Unidos, el titiritero de un personaje de Plaza Sésamo salió del programa infantil tras reconocer que mantuvo una relación sexual… con un niño.

• En Inglaterra, dos altos directivos del área de noticias de la BBC renunciaron a sus cargos, acusados de abuso infantil.

• Ahí mismo, en Londres, el cantante Elton John y su «esposo», David Furnish, anunciaron a la prensa que «esperan» su segundo hijo…

• Académicos proponen que haya clubes sociales para fumar mariguana en el Distrito Federal porque en EE. UU. algunos estados han legalizado fumarla «con fines recreativos» (NOTA: Mientras México pone los muertos, ellos se divierten).

Es, apenas, un breve paseo por el mundo actual y nuestra circunstancia. Crímenes, drogas, infanticidios, abusos, corrupción, cinismo… Esto es lo que los «progres» llaman «progreso». Que cada quien haga lo que quiere y que, por encima de cada quien, no haya nada ni nadie. Libertad absoluta, reclaman los «progres» y sus corifeos, los idiotas. No saben que la libertad es conciencia de los límites. Y que es obediencia a Dios. ¿Cuándo la locura de hacer «lo que me nace» ha sido libertad?

Publicado en El Observador de la Actualidad

Comentarios cerrados.

 

Leer más
¿Por qué el Papa no va a ir a México en 2015?

En el viaje de regreso a Roma desde Manila, el Papa Francisco reconoció que en este 2015, quizá tampoco en...

¡Et resurrexit!

El sentido de la resurrección de Jesucristo se nos escapa de la mente. Pero no del corazón. Una fuerza renovadora,...

No negociables

La presión de la sociedad civil es un elemento que puede cambiar la historia; más aún, la historia de las...

Cerrar