Hambre, África, nosotros

En pleno siglo de la información global, es difícil, casi imposible, que no sepamos lo que pasa en África.  Sin embargo, casi siempre nos encogemos de hombros: “África está muy lejos”.  Luego, procuremos consolarnos con este razonamiento: “Mejor ayudo aquí”.  Finalmente, ni allá ni aquí.

Es el Domingo de la Misericordia, instituido por San Juan Pablo II para recordarnos que Cristo sigue sufriendo persecución, exilio, hambre y sed. La Misericordia del Padre –esa que nos fue regalada y que nos hace tener esperanza—pide, exige convertirse en obras concretas. 

Leer el resto de la entrada »

Misericordia: un regalo para regalar

Tal vez digamos: “África está muy lejos”.  Luego, procuremos consolarnos con este razonamiento: “Mejor ayudo aquí”.  Finalmente, ni allá ni aquí.  Este Domingo de la Misericordia.  El Observador posibilita una oportunidad de aliviar la emergencia material y espiritual de un continente que grita ¡ayuda! en diversos idiomas.

La Misericordia de Dios es un regalo que todos recibimos gratis.  Y los cristianos –para hacer creíble nuestra fe—debemos devolverlo de forma objetiva: que se vea, que se sienta.  Más aún, que se vea y se sienta en aquellos que ni nos conocen ni nos podrían conocer jamás. 

Leer el resto de la entrada »

¿A dónde hemos llegado?

IglesiaHay dos maneras de perseguir a los cristianos: una es matándolos, otra es no dejándolos vivir su fe (que es otra forma de muerte).

Nuestro mundo asiste absorto, obnubilado, cariacontecido y con el corazón roto a una persecución brutal del cristianismo en Medio Oriente, en África, en Asia.  Hay lugares en donde los jefes religiosos han prohibido partir por medio un jitomate, ¡porque aparece una cruz!

Leer el resto de la entrada »

Refugiados

migrantesHay pocas condiciones de vida más tristes que las que tienen que enfrentar los refugiados, los desplazados, los que huyen de su tierra.  Víctimas del odio, el odio les quita todo.

Durante 2015, la crisis de los refugiados sirios nos explotó en la retina.  El pequeño Aylan Kurdi, encontrado ahogado, boca abajo, en las playas de Bordum (Turquía) hizo comprender el tamaño del drama.  Y nos dimos cuenta que en el mundo hay 60 millones de desplazados que claman justicia, solidaridad, comprensión y cariño.

Leer el resto de la entrada »

Aquí y en China

iglesiachinaEsta ocasión es la segunda en que El Observador circula el boletín de Ayuda a la Iglesia que Sufre. En la primera vez se tocó a Iraq. Hoy es el turno a los católicos perseguidos en China.

Hace 60 años, cuando Mao Zedong tomó el poder en China, la Iglesia católica quedó proscrita. Y se acordó sustituirla por una iglesia oficial, auspiciada por el régimen, bajo el nombre de “Asociación Patriótica Católica China”.

Leer el resto de la entrada »