La importancia de la prensa (aún)

Los mapas revolucionaron el pensamiento del hombre. Representaron, junto con los relojes, la tecnología intelectual decisiva para “traducir un fenómeno natural a una concepción artificial e intelectual de dicho fenómeno” (Carr, 2011, p. 58). El periódico, nacido en el siglo XVI, con las primeras gacetillas alemanas, representó una tecnología intelectual para “traducir” la realidad social en un conjunto armónico de noticias que, a la vez, la condensaban y explicaban al lector lo que era importante de tener en cuenta y lo que no.

La prensa resultó ser un mediador formidable, que fue configurando las mentes de las personas hasta convertirse en lo que Harold Innis llamó “un peligroso monopolio del conocimiento” (Briggs, Burke, 2002, p. 17). Como todo monopolio, tuvo su auge (en el siglo XIX y mitad del XX) y luego, por la misma circunstancia, su caída estrepitosa (con la aparición de la televisión, a mediados del siglo pasado y con la Internet, en lo que va del siglo actual).

Y, también como todo monopolio de la comunicación pública, creó en los lectores una forma privilegiada de percepción que, a la larga, se ha convertido en un mapa para mirar al mundo. Y tal mapa tuvo que encontrar derroteros diferentes, “nichos” donde aplicar su poderío. Los ha encontrado en la especialización, en la promoción de un modo de entender el mundo acorde a las necesidades de grupos específicos (por ejemplo, los católicos), peleando, palmo a palmo, por el lugar de la palabra impresa en la era de las imágenes.

Los fundamentos de la prensa, lejos de haber perdido importancia, la han recuperado. Partimos de un hecho necesario de ser reflexionado por todo aquel que se dedica al periodismo, en sus versiones en papel o digital: hoy más que nunca el modelo de investigación, reportaje, crónica, entrevista a fondo, artículo informado, editorial enjundioso y periodismo literario, por citar los géneros “clásicos” pueden impactar el mundo del lector acostumbrado a la venta de la banalidad y a los espacios minúsculos, cambiantes, escurridizos del dominio de la imagen.

(Primera de dos partes)

Publicado en Revista Siempre!

Comentarios cerrados.

 

Leer más
El Papa se detuvo en mi pueblo

La semana pasada tuvo el Papa Francisco otra de sus maravillosas salidas del protocolo. Iba de un pueblecito a otro...

¿Quién soy yo en la Pasión?

Durante todo el relato de la Pasión se presenta una galería de personajes que componen un gran fresco de la...

Iniciativas

Nos acercamos al bicentenario del inicio de la Independencia y al centenario de la Revolución. Los años diez del siglo...

Cerrar