Primero muertos que sencillos

Hace algunos años, una muchachita española ganó el concurso de interpretación musical europeo con una canción que llevaba el estrambótico título de Primero muerta que sencilla. El nombre de la canción le viene al pelo a quienes hoy en México andan desesperados, inventando derechos que no existen e invitando a la gente a perder el tiempo en cosas que nada tienen que ver con nuestros verdaderos, genuinos, grandototes problemas nacionales.

Chesterton decía que «la mayoría de los humanos volverían a los viejos cauces de la fe y de la moral si lograran ampliar sus mentes lo suficiente como para poder hacerlo». La «ampliación» de la mente que nos lleva a entender lo bueno y lo que nos da sentido de vida, según el pensador inglés, no significa elevarse por encima de la media intelectual ni rebanarse los sesos acudiendo a fuentes esotéricas, como apuntan algunos despistados; significa ampliar la mente para ver las cosas sencillas. Nada hay más difícil que ver lo sencillo. Digo, para las mentes retorcidas y negativas. Y todavía más complejo es ver lo obvio.

En el caso del «derecho a la adopción» de los «matrimonios homosexuales» se olvidan varios aspectos de una sencillez apabullante. Primero, que no existe ningún «derecho a la adopción», ni por heterosexuales ni por homosexuales. Los niños abandonados no son mascotas, ni por el hecho de ser pareja o dispareja tenemos algún «derecho» a ir al orfelinato a buscar uno que satisfaga mi deseo de paternidad. La paternidad tampoco es un derecho, es una responsabilidad gigantesca. Y el Estado debe vigilar que la responsabilidad se ejerza a plenitud, porque el artículo tercero de la Convención de los Derechos del Niño estipula, con claridad meridiana, que «todas las medidas respecto al niño deben estar basadas en la consideración del interés superior» del niño…

Lo segundo es que no hay tal «matrimonio» homosexual: habrá junta, ayuntamiento, intereses comunes, buena disposición de uno a otro o de una a otra, pero eso no es un «matrimonio», como un avión no es un pájaro, aunque en la forma se asemejen. Y lo que no es matrimonio va contra natura de la pareja humana, de la familia, del bienestar e identidad de los miembros, de su libertad y reconocimientos, de su orientación y ciudadanía…, es decir, va contra el interés superior del niño ofendido ya por el abandono y al que debemos, sencillamente, volver a inyectarle amor para que sane su herida.  Obvio.

Comentarios cerrados.

 

Leer más
¿Un “hecho cultural”, o más bien gubernamental?

El pasado mes de septiembre, al participar en el evento “Los 300 líderes más influyentes de México”, el presidente Enrique...

Cicerón y los efectos de la violencia televisada

En el año 80 antes de Cristo, el célebre orador romano Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C), predijo, con una genial...

El año del Face

Tras una cantidad de “logros” de las redes sociales (por ejemplo, en el asunto de la asistencia a los heridos...

Cerrar