Campeones

Alexa MorenoLa imagen que tengo de mi país en las Olimpiadas de Río es de vergüenza.  Somos campeones mundiales, pero en bullying.  Una sarta de haraganes destrozaron a la gimnasta Alexa Moreno porque no les parecía su físico, como si ellos fueran musculosos atletas.  Y aunque lo fueran: ¿quién les ha dado derecho a burlase?

Muchos se preguntan, una y otra vez, por qué en México hay tanta violencia.  Fíjense en los comentarios y los “memes”.  Porque ya no hay temor de Dios (para muchos jóvenes y no tan jóvenes, Dios ha muerto) y porque también –como lo explica el psicoanalista italiano Luigi Soja en su espléndido libro La muerte del prójimo—el otro ha dejado de existir.

La adicción a los videos tremendos, decapitaciones, torturas, va minando la sensibilidad y dejando a un lado el sentimiento de compasión.  La relación virtual con los demás (siempre sujeta a mi disposición, a mi capricho) facilita borrar al que está al lado.  Pessoa decía que los otros han pasado a ser parte del paisaje.  Y la sospecha, el reclamo, la zancadilla.  En lugar de cooperar solidariamente, nos agasajamos en la crítica, el cotilleo y el insulto.

Ya lo había notado Octavio Paz: el antecedente inmediato de la violencia física en México es la violencia verbal.  Las palabras cuentan.  Y cuentan como consecuencia de un acto fallido cuando se minimiza al prójimo.  Cuando se le ningunea (se le hace “ninguno”).  Y en eso, por desgracia, también somos campeones mundiales.

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Milagros

Como una exhalación se pasaron los tres días que estuvo el Papa Benedicto XVI en México. Luego fue a Cuba....

Mi Cristo Roto, del padre Ramón Cué, S. J.

He vuelto a leer esta pequeña obra coloquial en la que el padre Cué nos narra su encuentro, sus conversaciones...

Cambio de época

Con la inauguración del nuevo campus del Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV), con sede en Querétaro, la Iglesia católica...

Cerrar