Español como segunda lengua

Una de las cuestiones que se ha dejado de lado en la “nueva” concepción de la educación en México es lo que nuestros antepasados consideraban importantísimo: la enseñanza de la lengua materna. Asomarse al siglo XIX, a la primera parte del siglo XX, es asomarse a un dominio del lenguaje muy diferente al de hoy.

Ya se sabe que cada lengua es un universo. Y que habitar en ella es tanto como habitar toda una serie de referencias que nos invitan a nombrar y a intervenir en el mundo. Sin palabra asumida no hay pensamiento. Y sin pensamiento no hay cultura.

Entiendo que el inglés es importante. Muy importante…, en el mundo de los negocios y de la globalización. Pero hacerlo primera lengua es borrar mil años de una aventura gigantesca: la de nuestra lengua, la más hablada ya en el planeta. Hemos ido despojando, con Iphones y chats, la entraña misma del español. Descafeinándolo, volviéndolo una mezcla sin substancia. Apabullándolo con barbarismos inútiles y anglicismos sorprendentes.

Si se tiene el valor, escuche usted un programa de farándula. No sabrá quién está más retrasado en el aprendizaje del idioma: el entrevistador o el (“artista”) entrevistado. Colección de lugares comunes, de estereotipos y de incorrecciones. Sin ser purista, es horrible, cuando uno ha leído a los grandes, desde Cervantes hasta Rulfo, escuchar que alguien “tira el choro” o se mete en el “coto” para tratar de decir que ese alguien está hablando de algo serio o intentando conversar.

Hemos llegado al límite del abismo en nuestra lengua. Y parece que “esto ya no lo para nadie”. Lo que perdemos es un tesoro. Pero nadie quiere darse cuenta. O asumir el asunto como propio. Y esto es una tragedia más de las muchas que nos aquejan. Y de las que somos cómplices.

Publicado en la revista Siempre!

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Mandaderos

El Papa ha escrito una carta al presidente de la Pontificia Comisión para América Latina (CAL), el cardenal Marc Ouellet,...

La importancia de la prensa (aún)

Los mapas revolucionaron el pensamiento del hombre. Representaron, junto con los relojes, la tecnología intelectual decisiva para “traducir un fenómeno...

Decepcionó al mundo

El próximo 19 de octubre será beatificado Pablo VI. Un Papa sufridísimo, uno que supo presidir y culminar el Concilio...

Cerrar