La revolución cristiana

oracionLos cristianos tenemos un arma especial para combatir la angustia que nos provoca –como dice Francisco Septién Urquiza—andar buscando en el lugar equivocado: la esperanza.  El poeta francés Charles Péguy decía que Dios mismo podía entender la fe y la caridad, pero la esperanza era algo rarísimo entre los hombres.

Como muestra el cartón de Fédor (página 3 de este número) hay que aferrarse a ella cuando todo indica que el mundo está perdido.  La esperanza nace de la convicción de la vida perdurable y de que cada uno es una historia sagrada.  Así lo apunta el artículo de Felipe Monroy (página 6) y la estupenda inforgrafía de la 2: que la esperanza están en el ADN de los cristianos.  O, dicho de otra manera: la esperanza es el ADN –la esencia—del cristianismo.

Un poema ejemplar del español José Ángel Valente termina con estos versos maravillosos: “Toco esta mano al fin que comparte mi vida / y en ella me confirmo / y tiento cuanto amo, / lo levanto hacia el cielo / y aunque sea ceniza lo proclamo: ceniza. / / Aunque sea ceniza cuanto tengo hasta ahora, / cuanto se me ha tendido a modo de esperanza”.

Publicado en El Observador de la actualidad No. 1115

Comentarios cerrados.

 

Leer más
«El Piojo» y los enanos

No me enlisto en las filas de los que creen que lo que le pasa a la selección mexicana es...

Futuro y prestigio

Los pocos periódicos que subsisten sin pérdidas en los países de Occidente tienen una luz al final del túnel. Un...

Laicos mexicanos se comprometen con los sacerdotes ancianos y enfermos

Bajo el lema Iglesia unida, Iglesia viva, un grupo de laicos católicos mexicanos que buscan agradecer a los sacerdotes su...

Cerrar