Hostiga y acosa, que algo queda

El acoso u hostigamiento online es ya un modo de vivir de miles de adultos en Estados Unidos. El Centro de Investigaciones Pew (PRC, por sus siglas en inglés) descubrió esto en un nuevo estudio. La mayoría de los estadounidenses dicen que este tipo de acoso “es un problema importante”, y muchos piensan que las compañías proveedoras de servicios de Internet, las de redes sociales y las autoridades federales, deberían aplicar la ley para reducir el abuso online.

Alrededor de cuatro de cada diez adultos estadounidenses han sufrido algún tipo de acoso en línea. En efecto, el estudio del PRC encontró que 41 por ciento de los adultos entrevistados declara haber sufrido ofensas de nombre, vergüenza intencional, amenazas físicas, acoso durante un periodo prolongado de tiempo, acoso sexual o acecho; y una proporción aún mayor, 66 por ciento, dice que ha sido testigo de uno de estos tipos de agresión a otra persona.

Las experiencias con el acoso en línea tienden a variar según los grupos demográficos y son los jóvenes los que tienen mayor probabilidad de enfrentar acosos. Alrededor de dos tercios de los jóvenes de 18 a 29 años de edad (67 por ciento) han experimentado alguna forma de acoso en línea, en comparación con un tercio de esas edades de 30 años o más. Y los adultos de 18 a 29 años son tres veces más probables que los de 30 años o más de ser el objetivo de las formas más severas de acoso en línea (41 por ciento vs. 12 por ciento). Los hombres son más propensos que las mujeres a ser acosados en línea (44 por ciento frente a 37 por ciento), pero las mujeres, especialmente las más jóvenes, son más propensas a ser víctimas del acoso sexual en línea. Dos de cada diez mujeres de 18 a 29 años (21 por ciento) dicen haber sido acosadas sexualmente en línea, y 53 por ciento han recibido imágenes sexuales explícitas que no pidieron.

Las opiniones políticas, la apariencia física, el sexo y la raza están entre las principales razones por las que la gente dice que son acosadas en línea. El estudio del PRC demuestra que 14 por ciento de los estadounidenses —que representan 35 por ciento de los que han encontrado cualquier tipo de acoso en línea— dicen que han sido el blanco del acoso en línea debido a sus opiniones políticas. Los demócratas y los republicanos tienen la misma proporción en este rubro. Entre otras razones, las personas han sido acosadas en línea, alrededor de uno de cada diez adultos por su apariencia física (9 por ciento), mientras que 8 por ciento dice que fue atacado debido a su sexo o raza u origen étnico. Las partes más pequeñas citaron la religión, la orientación sexual, la ocupación o el estado de discapacidad como razones del hostigamiento online.

Las redes sociales son, con mucho, el sitio más común para el acoso en línea. Cuando se les preguntó a los encuestados dónde se produjo su más reciente incidente de, 58 por ciento de los afectados dijo que en redes sociales, mientras que 23 por ciento dijo haber sido acosado en la sección de comentarios de un sitio web y 15 por ciento citó una aplicación de texto o mensajería.

Finalmente, hay que decir que el factor clave del hostigamiento es el anonimato. Casi nueve de cada diez estadounidenses (89 por ciento) dicen que la capacidad de publicar anónimamente permite a las personas ser crueles u hostigarse mutuamente. Entre los que han sido acosados en línea, 54 por ciento dice que su incidente más reciente involucró a un extraño o alguien cuya identidad real no conocían. Y la gran mayoría de los estadounidenses (86 por ciento) están de acuerdo en que Internet facilita que la gente permanezca anónima.

Este retrato de la red y de sus usuarios debería ponernos en alerta. Sobre todo, en el cuidado del tiempo de exposición nuestra y de nuestros hijos en este servicio que puede ser usado a favor, pero que, por desgracia, trae miles de problemas a quienes no están avisados de sus peligros.

Publicado en la revista Siempre!

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Lo que no sale en los medios

Que en el mundo de hoy existan trabajadores esclavos, pareciera ser una historia fantástica, derivada de un pesimista que vive...

Parresía

El manuscrito de la intervención del cardenal Bergoglio en las congregaciones previas al Cónclave (ver este número de El Observador)...

Combatir el crimen y mantener libertad de expresión: ¿es posible?

Sí, es posible. El pasado 4 de mayo tuvo lugar una declaración conjunta sobre la libertad de expresión y el...

Cerrar