Un estilo personal

papafranciscoHa pasado, como un suspiro, el primer año de pontificado de Francisco. Aún no nos reponemos de tantas sorpresas. Cada día es diferente. Y cada jornada es un hecho inédito en la historia de la Iglesia católica. Me pregunto: ¿dónde están aquéllos que profetizaban a los cuatro vientos que el elefante anquilosado y renqueante ya era incapaz siquiera de reformarse? No me refiero a las portadas de revistas como The Rolling Stone; me refiero a las voces avinagradas de dentro y fuera de la Iglesia, a quienes les molestaba la infalibilidad de Benedicto XVI porque afectaba a su propia infalibilidad…

Leer el resto de la entrada »

Radicales

papafranciscoenasisPara Vanessa y Francisco, que Dios los acompañe y los bendiga

En Asís, el Papa Francisco –como Aquél de quien es Vicario en la Tierra—se llenó del Espíritu Santo y nos hizo sentir –como Aquél de quien es sucesor—que ahí estaba muy bien, que lo mejor sería levantar una tienda y vivir entre los suyos.

Leer el resto de la entrada »

Hablar de Dios

benedictoxvi-85-7El Papa Benedicto XVI dio la semana pasada, la pista para llevar a cabo la tarea más urgente que tenemos usted y yo: «¿Cómo hablar de Dios en nuestro tiempo?» Lo primero que descartó es que lo podamos hacer desde nuestra (miserable) condición. Por más buen «comunicador» que se sea; por más diplomas que uno haya acumulado; libros que haya leído o jerarquía que tenga en el mundo, si no hablamos desde Jesús de Nazaret, balbuceamos.

Leer el resto de la entrada »

Las bienaventuranzas hoy

Hace una década y media –con prólogo del filósofo Julián Marías— Planeta + Testimonio publicó: Las bienaventuranzas hoy.  Las ocho bienaventuranzas del Sermón de la Montaña consignadas por san Mateo fueron analizadas, una a una, por el padre José Luis Olaizola, la novelista Mercedes Salisachs, el psiquiatra Enrique Rojas, el jurista Iñigo Cavero, la editora Covadonga O’Shea, el escritor Torcuato Luca de Tena, el historiador José María García Escudero y el académico Fernando Chueca Gotia. 

Leer el resto de la entrada »