Hambre, África, nosotros

En pleno siglo de la información global, es difícil, casi imposible, que no sepamos lo que pasa en África.  Sin embargo, casi siempre nos encogemos de hombros: “África está muy lejos”.  Luego, procuremos consolarnos con este razonamiento: “Mejor ayudo aquí”.  Finalmente, ni allá ni aquí.

Es el Domingo de la Misericordia, instituido por San Juan Pablo II para recordarnos que Cristo sigue sufriendo persecución, exilio, hambre y sed. La Misericordia del Padre –esa que nos fue regalada y que nos hace tener esperanza—pide, exige convertirse en obras concretas. 

Leer el resto de la entrada »

Misericordia: un regalo para regalar

Tal vez digamos: “África está muy lejos”.  Luego, procuremos consolarnos con este razonamiento: “Mejor ayudo aquí”.  Finalmente, ni allá ni aquí.  Este Domingo de la Misericordia.  El Observador posibilita una oportunidad de aliviar la emergencia material y espiritual de un continente que grita ¡ayuda! en diversos idiomas.

La Misericordia de Dios es un regalo que todos recibimos gratis.  Y los cristianos –para hacer creíble nuestra fe—debemos devolverlo de forma objetiva: que se vea, que se sienta.  Más aún, que se vea y se sienta en aquellos que ni nos conocen ni nos podrían conocer jamás. 

Leer el resto de la entrada »

Tornado en Ciudad Acuña: Todas las iglesias serán centros de acopio

ciudadacuna-tornadoHa sido una temporada de tornados particularmente violenta en Texas, Oklahoma y ahora, como una rara experiencia, en centros urbanos del norte de México que no habían sido tocados jamás por este tipo de fenómenos de la naturaleza.

La madrugada del lunes 25 de mayo un fuerte tornado azotó Ciudad Acuña, en la frontera del Estado mexicano de Coahuila con Estados Unidos, dejando por lo menos 13 personas fallecidas -10 adultos y 3 menores-, 192 personas que fueron hospitalizadas debido a los golpes y cortaduras que les causaron los objetos lanzados con fuerza por el viento; hay además una menor en calidad de desaparecida.

Leer el resto de la entrada »

Laicos mexicanos se comprometen con los sacerdotes ancianos y enfermos

arsBajo el lema Iglesia unida, Iglesia viva, un grupo de laicos católicos mexicanos que buscan agradecer a los sacerdotes su consagración a Dios mediante la donación de su vida por la Iglesia han formado la Fundación Ars, asumiendo que los laicos tienen una importante responsabilidad frente al ministerio sacerdotal.

En ese sentido, la Fundación Ars se encuentra construyendo en la Ciudad de México, con el apoyo de la Fundación IGMA para el Desarrollo Integral de la Persona A.C., la Casa Sacerdotal San José para sacerdotes ancianos, enfermos, retirados, solos.

Leer el resto de la entrada »

Sacerdote con olor a cuadrilátero

fraytormentaMéxico ha sido muy fértil en luchadores profesionales. Los sobrenombres de estos personajes son leyenda.   “El Santo”, a la cabeza de todos.   Y su eterna rivalidad (que es la eterna rivalidad del santo de a pie) con “Blue Demon”, “El Demonio Azul”.

El deporte de los costalazos atrae a una variopinta multitud, casi siempre del grupo mayoritario de nuestro injusto país.

Leer el resto de la entrada »

Necesidad

manosHace muchos años -en noviembre de 1982-compré y leí con avidez un libro del brasileño Manuel Bandeira: Evocación a Recife y otros poemas. Uno de ellos se me quedó grabado. Es simple, directo, emocional y aterrador:

Ayer vi un animal / en el basurero del patio / buscando comida entre los desechos // Cuando encontraba algo / no examinaba ni olía / tragaba con voracidad // El animal no era un perro / no era un gato / no era una rata // El animal, Dios mío, era un hombre.

Leer el resto de la entrada »

Catolitel

La Iglesia católica se pone al día. Como gran cantidad de corporaciones, ha instalado un call center, pero con la distinción de que se no se trata de vender cosas ni de embaucar incautos, sino de guiar a los fieles que tengan alguna inquietud sobre un vasto panorama de cuestiones que van desde las interrogantes profundas de la fe a la resolución de temas como el divorcio, el aborto o la eutanasia.

Leer el resto de la entrada »