El huracán María golpea Puerto Rico y se dirige a República Dominicana

Las previsiones en Puerto Rico sobre el huracán María, desgraciadamente, fueron corroboradas por el paso de este tercer meteoro que toca Antillas y El Caribe en poco menos de un mes. Primero fue Irma, más tarde (y todavía acechando la costa noreste de Estados Unidos) José, y ahora es María.

Entró el lunes el martes por la madrugada sobre la pequeña isla de Dominica (75,000 habitantes) con categoría 5 en la escala Saffir-Simpson (la máxima fuerza para un huracán, con vientos sostenidos de 250 kilómetros por hora) y dejó siete personas fallecidas.

La devastación fue total, según lo dijo el primer ministro Roosevelt Skerrit (quien fue de los primeros en perder el techo de su casa), quien en un mensaje de tweeter pidió ayuda urgente, pues María dejó “una devastación total.

El primer ministro Skerrit dijo en otro comunicado por redes sociales: “Hemos perdido todo lo que podía perderse”. Y más adelante lanzó un SOS a la comunidad internacional: “Se necesita todo” para enfrentar la brutal contingencia en Dominica.

María también tocó la isla francesa de Guadalupe, donde hubo dos muertos y dos personas continúan desaparecidas y, tras perder un poco de fuerza, entró ayer miércoles en las horas de la mañana a Puerto Rico con categoría 4 en la Saffir-Simpson, con vientos de 185 a 200 kilómetros por hora.

El camino, ya en categoría dos sigue hacia República Dominicana –a donde pega el día de hoy ya con categoría 2, pero con potencial destructor considerable—y a las islas Turk and Caicos. Las predicciones del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos son que María seguirá su curso hacia el norte, bordeado la costa este de Estados Unidos, en el mismo camino que José.

El caso atípico de María –que paso de categoría 1 a 5 en la Saffir-Simpson en solo 24 horas– está corroborando las suposiciones de científicos, como el Premio Nobel mexicano, Mario Molina, quienes aseveran que la fortaleza de Harvey, Irma, José y María se debe al calentamiento global, en específico, al calentamiento de las aguas del Atlántico y del Mar Caribe.

La situación en Puerto Rico se ha tornado muy difícil tras el paso de María que golpeó sin piedad la isla durante todo la mañana de ayer. El meteoro entró por el sur y luego, en una diagonal extraña, salió por el norte de la isla, dejando sin fluido eléctrico a toda las casas habitación de este territorio asociado a Estados Unidos.

Justamente por ello, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, quien había advertido la gravedad del huracán y ordenado evacuar todas las zonas costeras de la isla, pidió al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que –como hizo en Florida o en Texas, con el paso de Irma y de Harvey—declare a Puerto Rico “zona de desastre”.

Lea el reportaje completo en Aleteia

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Contracorriente

«Una de las muchas paradojas de ser Papa en el mundo moderno es que hay que hablar a través de...

Centenaria

México llega este 5 de febrero de 2017 al centenario de la Constitución en medio de una crisis muy grave....

Un “caballero” a la medida del nuevo capitalismo

Cuando el secretario estatal del Trabajo, Tonatiuh Salinas, ordenó el cierre temporal de la empresa coreana Sam Won, proveedora de...

Cerrar