¿Por qué yo no estoy ahí?

 

Cada vez que el Papa Francisco visita una cárcel se dirige a sí mismo esta pregunta: “¿Por qué el/ella están ahí, tras las rejas, privados de su libertad, y no yo?”  Es una pregunta que nos interpela.  Como tantas otras que hace Francisco en cada uno de sus encuentros con los fieles.

No es un Papa “cómodo”, a Dios gracias.  Con precisión de cirujano lanza dardos al corazón mismo de nuestra fe blandengue, de nuestra ciudadanía “prudente”.  Desafía a pensar con el corazón y desde la misericordia.

En el caso de los reos, la mayor parte de nosotros, cuando imaginamos su situación (si es que algún día nos da la gana hacerlo), aliviamos el peso que nos podría provocar la mera visión de su cautiverio diciendo algo así como “se lo merecen; ellos violaron un derecho, ahora no tienen derecho a exigir nada”.

No me voy a meter en ese tema, propio de abogados.  Lo que me dictan la pregunta del Papa y mi conciencia cristiana es que tengo que amarlos de alguna forma.  Es una de las obras de caridad que Cristo mismo nos dejó.  Cierto: es muy difícil ir a un penal a ver a un preso.  Pero puedo hacer mucho en su favor.  Comenzando por participar o apoyar a las organizaciones que promueven su reinserción social, a la pastoral penitenciaria de la Iglesia católica, a los que se preocupan por construir capillas en las prisiones, a quienes les llevan el Evangelio, el alimento del alma (que no suele estar presente en los reglamentos de las cárceles)…

De lo que se trata es de no sacudirnos la responsabilidad caritativa de visitarlos pensando “yo no soy como él/ella, porque soy bueno y el/ella son malos”.  ¿Quién soy yo para juzgar?

Visítalos con El Observador …

Gracias a varios bienhechores El Observador destina semanalmente 86 ejemplares a los penales varonil y femenil de San José el Alto (Querétaro).

Los testimonios de los hermanos y hermanas en la cárcel son conmovedores. Lo reciben con alegría y lo leen como compañía: la compañía del periodismo católico.

¿86 ejemplares bastan? ¡No son nada!

¿Te interesa una suscripción, o una suscripción de varios ejemplares para un penal en específico en la República Mexicana?

Contacta con Paty Flores en El Observador al teléfono (442) 224-1454 o 214-1842 o en el correo electrónico suscripciones@elobservadorenlinea.com

Por favor, ayúdanos a llevar El Observador a los penales del país que nos den permiso de hacerles llegar la Buena Nueva.

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Reclamo

Cada día que pasa, las redes sociales se encargan de mostrarnos en lo que hemos convertido nuestra democracia. Dijo don...

El español feliz

Con el boom de Internet ha venido aparejado el aumento de investigaciones sobre hábitos, costumbres, palabras usadas, nuevas palabras, cosas...

Identidad y bicentenario

Para cuando un niño promedio de clase media urbana llegue a la escuela primaria habrá pasado ya tres mil horas...

Cerrar