¿Grabar o actuar?

Antaño, el activista social tomaba una pala y un pico y se ponía a excavar un drenaje para aliviar un poco la injusticia social reinante en su entorno. Hogaño, el activista social toma su teléfono celular, y con él en ristre, “denuncia” la injusticia.

Un articulo de Keshia Naurana Badalge en la revista Quartz enfrenta este nuevo fenómeno de los activistas de redes sociales que se conforman con no actuar, se quedan estáticos ante la injusticia y reclaman, más tarde, en las redes todo tipo de acciones que, en su momento, no ejecutaron en defensa de alguien.

En su artículo, Badalge dice que “el acto de grabar una situación de violencia, permaneciendo en silencio frente a ella, es la manifestación moderna del llamado efecto-espectador”. Este efecto ocurre, “cuando la gente refrena su intervención en una situación de emergencia porque hay otras personas alrededor”.

Los psicólogos Bibb Latané y John Darley, quienes fueron los primeros en demostrar el efecto-espectador, atribuyeron este fenómeno a dos factores: una percepción difusa de la responsabilidad (pensando en que alguien más del grupo ayudará) y la influencia social (cuando los observadores ven la inacción del grupo como evidencia de que no hay razones para intervenir).

Las cámaras integradas a los teléfonos móviles pueden hacernos sentir como activistas de redes sociales, “pero cuando grabamos un acontecimiento en lugar de intervenir en él, nos convertimos en espectadores del mundo real”, dice Badalge. Y agrega: “Hay una enorme disonancia entre lo que declaramos públicamente como nuestros valores —online o en cualquier otra forma— y cómo actuamos”.

Existen gran cantidad de evidencias en la red de sucesos violentos en los que el “activista” grabó las escenas pero no intervino cuando un hombre golpeaba a una mujer en Filadelfia, por ejemplo. Y también otros casos, como el incendio (en 2013) registrado en una casa del poblado de Pincourt, en Canadá, en que los observadores tomaron imágenes desde todos los ángulos la casa ardiendo, pero ninguno fue capaz de llamar a la estación de bomberos.

Para prevenir una cultura de espectadores descarnados, concluye diciendo la autora de este artículo, “debemos aprender a evaluar mejor las acciones apropiadas cuando estamos en una situación que requiere atención inmediata. Al hacerlo, será desechada la idea de que la grabación de un evento es un sustituto de la acción”. Y la segunda cuestión: aprender a no quedarnos paralizados ante la injusticia. Grabarla no sustituye nuestra responsabilidad moral de actuar.

Publicado en Siempre!

Deja un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

 

 

Leer más
Impunidad: el tema del diablo

¿Quién mató al padre Javier Gutiérrez? ¿Quién mató a los otros nueve sacerdotes asesinados desde 2012?   ¿Quién “desapareció” a...

Bajos rendimientos

Debemos muchas decepciones a lo que David Rieff (y mi mujer, con otras palabras) llama filantro-capitalismo.  En su libro El...

Romero de América

La comisión que estaba estudiando si el asesinato de monseñor Óscar Arnulfo Romero Galdámez, el 24 de marzo de 1980...

Cerrar