Iglesia y migrantes

El Observador de esta semana dedica su tema principal no a la queja por las políticas echadas a andar por el presidente de Estaos Unidos, sino a lo que está haciendo –desde hace mucho tiempo, desde siempre– la Iglesia católica en su conjunto.  

La infografía de la página 2 revela, de un solo vistazo, el enorme esfuerzo católico de México y Estados Unidos por aliviar el dolor y por dar esperanza a migrantes y refugiados.  En la 3 se detallan algunas de estas acciones, mientras que la 4 y la 4 se dedican a dos iniciativas asombrosas: la Casa de Hospitalidad Juan Diego en Houston y el desayunador salesiano “padre Chava” en Tijuana

Un matrimonio de laicos y un sacerdote fundaron ambas iniciativas, que hoy son el refugio de cientos de refugiados, migrantes y la mayoría, buenos seres humanos (no “bad hombres”, como luego se suele pensar por ahí).  Desde luego, no podríamos dejar de lado las historias del santo de los migrantes: San Toribio Romo.  Historias que conmueven y mueven a la acción.  H

istorias de éxito en el amor al hermano más débil.  Historias desde el corazón de la Iglesia católica envueltas en un solo mensaje: “Fui forastero y me recibiste…”  ¡Buena lectura!

Publicado en El Observador de la actualidad No. 1128

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Obras y amores

Con su acostumbrado taladro contra la mundanidad cristiana, el Papa Francisco instituyó este 33º Domingo del tiempo ordinario la Jornada...

Un estilo personal

Ha pasado, como un suspiro, el primer año de pontificado de Francisco. Aún no nos reponemos de tantas sorpresas. Cada...

Telebancadas

Que la televisión mexicana es importante para el control político del país lo atestigua el número tan abultado de legisladores...

Cerrar