Iglesia y migrantes

El Observador de esta semana dedica su tema principal no a la queja por las políticas echadas a andar por el presidente de Estaos Unidos, sino a lo que está haciendo –desde hace mucho tiempo, desde siempre– la Iglesia católica en su conjunto.  

La infografía de la página 2 revela, de un solo vistazo, el enorme esfuerzo católico de México y Estados Unidos por aliviar el dolor y por dar esperanza a migrantes y refugiados.  En la 3 se detallan algunas de estas acciones, mientras que la 4 y la 4 se dedican a dos iniciativas asombrosas: la Casa de Hospitalidad Juan Diego en Houston y el desayunador salesiano “padre Chava” en Tijuana

Un matrimonio de laicos y un sacerdote fundaron ambas iniciativas, que hoy son el refugio de cientos de refugiados, migrantes y la mayoría, buenos seres humanos (no “bad hombres”, como luego se suele pensar por ahí).  Desde luego, no podríamos dejar de lado las historias del santo de los migrantes: San Toribio Romo.  Historias que conmueven y mueven a la acción.  H

istorias de éxito en el amor al hermano más débil.  Historias desde el corazón de la Iglesia católica envueltas en un solo mensaje: “Fui forastero y me recibiste…”  ¡Buena lectura!

Publicado en El Observador de la actualidad No. 1128

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Vulnerables

Los grandes usuarios de las redes sociales, especialmente los jóvenes que están enganchados con Facebook, corren riesgos cada vez más...

¿Y si no hubiera resucitado?

Todos tenemos la respuesta de San Pablo: vana sería nuestra fe.  Sabemos que el sepulcro vacío es la evidencia del...

¡Gracias, Cardenal!

«Así como el primer anuncio de Evangelio fue, ante todo, un encuentro entre culturas, es necesario hoy un nuevo anuncio...

Cerrar