Desigualdad

desigualdadBrasil y México –los dos países con el mayor número de católicos del mundo—encabezan la lista de la desigualdad en el ingreso, y por tanto, la lista de los países más injustos del planeta.  De hecho, nuestra América Latina es la porción del mundo más desigual de todas.

En América Latina, solamente una quinta parte de la población posee la mitad de la riqueza de la región, mientras que el 20 por ciento de la población más pobre posee el cinco por ciento de la riqueza total de nuestros países.  Gravísimo; unos cuantos son dueños de todo; muchos millones no son dueños de nada.

Un poco más de números.  En América Latina –el llamado “continente de la esperanza” por el próximo santo Juan Pablo II– los hombres más ricos captan en promedio casi 50 de los ingresos, en tanto que los más pobres reciben sólo el cinco por ciento: 164 millones de personas viven en situación de pobreza (66 millones de ellas en pobreza extrema) y 113 latinoamericanos están en la lista de las personas multimillonarias del mundo, de modo que sus fortunas bastarían para que al menos 25 millones de latinoamericanos salieran de la pobreza.

Nada más estos 113 multimillonarios latinoamericanos (65 brasileños, 16 mexicanos, 12 chilenos, 8 peruanos, 5 argentinos, 4 colombianos, y 3 venezolanos) suman en conjunto una fortuna de 438 mil millones de dólares.

Es un estigma que, como católicos, no podemos permitir.  Si trabajamos para que los otros vivan bien, si tenemos el orgullo por ser iguales y por decirnos hijos de Dios, no podemos estar alabando a Jesús el domingo de Ramos y crucificándolo el siguiente viernes de la Pasión.  No podemos decir que amamos al prójimo si no hacemos todo lo que está en nuestras manos para eliminar su dolor.

1 Comentario en “Desigualdad”

  1. J. SALOMÉ escribió:

    Es cierto lo que nos compartes, querido Jaime Septién.

    Los mexicanos muy ricos, potentados, acumuladores de dinero, concentradores de la riqueza nacional, son en su inmensa mayoría, católicos. Por lo menos nominalmente son católicos y se amparan en tal nominación religiosa. ¿Tendrán ellos capacidad en su corazón para cambiar tan lacerante realidad de la cual ellos forman parte activa? No, la inmensa mayoría no la tiene ya que ellos se dedican a servir a su amo el dinero.


 

Leer más
«Querido Padre»

El fin de semana pasado se anunció, en la arquidiócesis de Monterrey, la puesta en marcha de la Red de...

Reclamo

Cada día que pasa, las redes sociales se encargan de mostrarnos en lo que hemos convertido nuestra democracia. Dijo don...

Una epopeya que se hizo película

El estreno nacional, en 200 salas, de Cristiada, tuvo poca repercusión en prensa y buena acogida entre el público. No...

Cerrar