Hablar de Dios

benedictoxvi-85-7El Papa Benedicto XVI dio la semana pasada, la pista para llevar a cabo la tarea más urgente que tenemos usted y yo: «¿Cómo hablar de Dios en nuestro tiempo?» Lo primero que descartó es que lo podamos hacer desde nuestra (miserable) condición. Por más buen «comunicador» que se sea; por más diplomas que uno haya acumulado; libros que haya leído o jerarquía que tenga en el mundo, si no hablamos desde Jesús de Nazaret, balbuceamos.

Jesús se sumergió en el mundo y habló no de «un Dios abstracto, una hipótesis, sino (de) un Dios concreto, un Dios que existe, que ha entrado en la historia y está presente en la historia; el Dios de Jesucristo». Él enseña el verdadero «arte de vivir», al tiempo que representa «la respuesta a la pregunta fundamental de por qué y cómo vivir».

«Por eso -dijo el Papa– hablar de Dios requiere un continuo crecimiento en la fe, una familiaridad con Jesús y su Evangelio, un profundo conocimiento de Dios y una fuerte pasión por su proyecto de salvación, sin ceder a la tentación del éxito (…) sin temor a la humildad de los pequeños pasos y confiando en la levadura que entra en la masa y hace que crezca lentamente».

Comunicar la fe «no significa manifestar el propio yo, sino decir abierta y públicamente lo que ha visto y sentido en el encuentro con Cristo, lo que ha experimentado en su vida ya transformada por ese encuentro». Hablar de Dios es caminar juntos «a través de la Palabra y los Sacramentos» para «renovar toda la ciudad de los hombres para que pueda llegar a ser la Ciudad de Dios».

He aquí el manual y el camino. El resto es, obvio, nuestra responsabilidad. O nuestro silencio.

Publicado en El Observador de la Actualidad

Comentarios cerrados.

 

Leer más
Don Arturo

Hace 15 años, cuando inicio la andadura  del periódico El Observador, recibí el decidido apoyo de mis dos grandes obispos:...

Guarderías

El terrible suceso de Hermosillo —la muerte, por negligencia, de cerca de cincuenta niños abrasados por las llamas en la...

Sentido común

En el debate hacia la reforma del artículo 2 de la Constitución local ha habido un gran «convidado de piedra»:...

Cerrar